¿Qué es el esquí de montaña?

El esquí de montaña es una disciplina deportiva incluida en los Estatutos de la EMF, su desarrollo es en invierno y consiste en el ascenso y descenso de montañas con la única ayuda de los esquís, sin ningún tipo de propulsión mecánica. Esta característica lo convierte en uno de los deportes más completos que existen, pues sus practicantes precisan de gran variedad de perfiles: la ascensión con los esquís puestos, habilidad para desplazarse en el llano y saber practicar el descenso en todo tipo de nieves y pendientes, además de ser buenos alpinistas: conocer las características de la montaña invernal, sus peligros y dificultades.

El esquí de montaña surge como la unión del esquí y el alpinismo, convirtiéndose en el deporte que permite a todos aquellos amantes de la montaña, continuar avanzando cuando estas están ya cubiertas de nieve.

El escenario del esquí de montaña es exclusivamente la naturaleza, pues el ascenso y descenso se producen “fuera de pista” en terrenos no preparados, donde no se ha producido ninguna intervención humana (exceptuando en las competiciones dónde se marcan unas trazas con tal de no perjudicar a quienes vayan en primera posición).

Los esquís, fijaciones y botas son diferentes a las de la modalidad alpina o al esquí de fondo, además de poseer material específico como por ejemplo las llamadas “pieles de foca” necesarias para evitar que los esquís se deslicen hacia atrás durante el ascenso. Los deportistas utilizan cascos especiales y llevan consigo una ligera mochila. Además, es imprescindible llevar un ARVA (Aparato de Recuperación de Victima de Avalancha) que, pegado al cuerpo, emite señales en caso de que se produzca una avalancha y el deportista quede sepultado bajo la nieve.


Las competiciones en esquí de montaña

Las primeras competiciones de esquí de montaña surgen en 1893 en Alemania. En 1924 el esquí de montaña forma parte de los primeros Juegos Olímpicos de Inverno celebrados en Chamonix (Francia). En el esquí de montaña de competición los participantes deben realizar, sobre sus esquís, carreras por la alta montaña invernal, esta modalidad tiene como objetivo reunir, en competición, a los mejores esquiadores de montaña y equipos, promover el esquí de montaña entre los jóvenes y mejorar el nivel deportivo de los participantes.

En el ámbito de Euskal Herria existe un calendario de pruebas no competitivas y otro calendario de pruebas de competición que está dividido en Copa y Campeonato de Eukal Herria de Esquí de Montaña. La Copa de Euskal Herria consta de un mínimo de tres y un máximo de seis pruebas puntuables que, aunque pueden disputarse por equipos de dos personas, la clasificación es siempre individual. De Campeonatos de Eukal Herria hay uno por cada modalidad competitiva: individual, por equipos de dos corredores y cronoescalada.

Además los participantes en cada una de estas competiciones se dividirán, según su edad y sexo, en las 6 categorías y 4 subcategorías siguientes:

  • Categorías (masculino y femenina):
    • Cadete
    • Junior
    • Senior
  • Sub categorías (masculino y femenina)::
    • Promesa
    • Veterano

El calendario de ámbito estatal es similar al de la EMF en cuanto a tipo de pruebas y categorías y también existe un calendario internacional, que lo fija el ISMF está compuesto por la Copa de Europa y la Copa del Mundo, que se celebran cada año, y cada dos años alternativos los Campeonatos del Mundo y de Europa, que son la prueba más importante del calendario competitivo.


Nivología

Todas las personas que realizan actividad en montaña invernal deben conocer lo importante que es saber leer la nieve (cuándo y cómo ha caído, qué evolución ha tenido) e interpretar las señales que nos muestra (su tono de blanco, el ruido que hace cuando la pisamos, sus caprichosas formas) a la hora de optar por un recorrido o por darnos la vuelta ante el riesgo objetivo.

La nieve, aunque pueda parecer que siempre es igual: agua helada, de color blanco, etc. en su discurrir, entre la nube y la forma líquida, las condiciones meteorológicas que la acompañan le aportan infinidad de características; la acción del viento y del sol, las variaciones de temperatura y el peso de la propia nieve van afectando y modificando la estructura de la nieve y con ello su estabilidad.

Todas las personas que realizan actividad en montaña invernal deberían tener muy claros los conceptos de nivología y avalanchas, pues con esos conocimientos no sólo se disfruta más y con seguridad en la montaña invernal, sino también pueden llegar a salvar nuestra vida o la de nuestros compañeros.

Son varios los contactos: páginas Web o Blogs, que informan sobre nivología y avalanchas; pero de poco nos servirán si no acudimos a ellos a la hora de planificar nuestras actividades en montaña invernal. Toda la información que se facilita a continuación es de servicios oficiales y muy contrastada por expertos afines; utilizadla según vuestras necesidades y objetivos; pero tener muy claro que por mucha información que nos faciliten, los conocimientos se logran con la práctica segura y con el paso del tiempo. Eso que se denomina experiencia es el pilar de nuestro sentido común; disfrutad de la montaña invernal con total seguridad.

Vídeos Relacionados


Documentos de Interés