En las últimas décadas las montañas han experimentado una afluencia creciente de visitantes, llegándose incluso a convertir en un importante reclamo turístico en muchas partes del mundo. El incremento de personas que acuden a la montaña como actividad lúdico-deportiva ha propiciado un aumento espectacular de la incidencia de accidentes en el medio natural.

En este 2020, y a raíz del COVID-19, se ha dado un cambio en el paradigma con el efecto desconfinamiento, y esto ha disparado los rescates y búsquedas en nuestro entorno y en las montañas que visitamos.

Es por ello que la Euskal Mendi Federazioa, ha elaborado cuatro videos con el lema “No te MONTES películas”, donde las palabras fórmate, planifica, equípate, actúa y fedérate, serán el reclamo de los senderistas para evitar más rescates innecesarios.

El planteamiento sobre el que se ha trabajado era el de huir del pesado tono aleccionador, tan habitual en este tipo de campañas, para trabajar un lenguaje más actual y un formato más amable, que invite a identificarse con las historias que se cuentan y los personajes que las protagonizan.

*La idea original, conceptualización y guionización corresponden a Thusia - creadores de ficción, siendo Dani Urraca, diseñador gráfico e ilustrador, quien le ha dado forma, ritmo y color. Las voces corresponden a Miguel Ascenzo, en castellano, y a Lorea Morlesín en euskera.





Si no quieres que la montaña te deje K.O. no te sobrestimes. Y no eres ni lo que una vez hiciste, ni lo que quizá algún día harás.



PREPÁRATE/ FORMATE

Para desenvolvernos con seguridad en la montaña y en el medio natural en general, debemos aprender. El montañero no nace, se hace.

Como en todos los ámbitos de la vida, aprendemos constantemente, de los consejos de los compañeros, de gente que sabe más que nosotros, otras veces de forma reglada en cursos específicos, pero, sobre todo, viviendo experiencias, que en definitiva es lo que nos va a dar la medida de lo que vamos a ser capaces de hacer y disfrutar con seguridad.

Pensemos, ¿somos capaces de responder a estas preguntas?:
1. ¿Estamos preparados físicamente para la actividad que vayamos a realizar?
2. ¿Conocemos el medio en el que nos desenvolvemos y sus características?
3. ¿Sabemos interpretar los datos meteorológicos y sus previsiones?
4. ¿Sabemos localizarnos, utilizar un mapa?
5. ¿Sabemos alimentarnos e hidratarnos correctamente?
6. ¿Nos vestimos adecuadamente para la actividad que vamos a hacer?
7. ¿Sabemos utilizar las herramientas y equipamientos para la actividad que hemos elegido?
8. En caso de problemas, ¿sabemos autoprotegernos? 
9. ¿Sabemos lo que es P.A.S.?
10. ¿Sabemos aplicar alguna lección básica de primeros auxilios?

En la montaña, ¡recuerda!, no somos ni lo que una vez hicimos ni lo que quizá algún día haremos.

Al igual que cuando te lanzas a ligar, las opciones son múltiples. Pero recuerda que debes escoger con criterio y la noche confunde, especialmente en la montaña



PLANIFICA

Para desenvolvernos con seguridad en la montaña y en el medio natural en general, debemos planificar previamente nuestras actividades. El montañero no nace, se hace.

Ha llegado el día, fin de semana, estamos con muchas ganas, ilusión, expectantes incluso. Pero, ¿nos hemos tomado el trabajo y el tiempo para preparar nuestra actividad? Cualquier actividad en nuestra vida diaria también requiere de una planificación.

Pensemos, ¿somos capaces de responder a estas preguntas?:

1.    ¿Hemos elegido adecuadamente un objetivo que se ajuste a nuestras capacidades? ¿Y a la de las personas que nos acompañan?

2.    ¿Has consultado la previsión de tiempo que vas a tener?

3.    ¿La has interpretado correctamente para el terreno en el que te vas a mover?

4.    ¿Dispones de cartografía, de datos, de croquis, de información consultada en webs, incluso de expertos?

5.    ¿Sabes cuantos kilómetros, cuantas horas y cuanto desnivel vas a hacer?

6.    ¿Te has hecho una ficha con la información más importante, los puntos clave, puntos seguros, alternativas, escapes?

7.    ¿Conocemos a las personas que nos acompañan y sus capacidades?

8.    ¿Disponemos todos los del grupo del material adecuado?

9.    ¿Están todos informados de cual es el plan?

10. ¿Tenemos un plan B, y plan C?

11. ¿y la logística? ¿Transporte, alojamientos, coberturas de teléfono, permisos?

12. ¿Has dejado dicho a alguien dónde vas?

En la montaña, ¡recuerda!, planificar previamente la actividad nos evitará sorpresas incomodas y nuestro nivel de control sobre los riesgos aumentará.