KEPA LIZARRAGA, Facebook

Al igual que otras actividades, andar nos hace gastar más energía que estar en reposo.
El aumento depende de varios aspectos, pero los más importantes son la pendiente, la velocidad y el peso que movemos, tanto propio como cargado.
Hoy vamos a ver cómo influyen la velocidad de marcha, en llano, (gracias, Haizea) y el peso en el consumo de calorías.
Si medimos el gasto medio de una persona de unos 60 kg de peso, veríamos que en función de su velocidad iría ascendiendo tal como se muestra en la primera gráfica.
Andando a 2 km/h gastaría, aproximadamente, 2 Kcal/minuto, a 4 km/h, 3 Kcal/minuto y a 6 km/h, 5 kcal/minuto.
El consumo va subiendo de forma un tanto lineal desde 1 hasta 6 km/h, pero a partir de ese ritmo, es evidente que el gasto comienza a elevarse más rápidamente.
¿Y cómo influye el peso?
Lo vemos de forma numérica en la tabla adjunta y de forma gráfica en los ejemplos de la imagen gif.
Andando a 4 km/hora, una persona de 50 kilos de peso gastará unas 220 Kcal en una hora, mientras que, a esa misma velocidad, otra persona de 90 kilos gastará unas 380 Kcal.
Si aceleramos el ritmo hasta 6,4 km/h, las diferencias serán aún más evidentes: la persona de 50 kilos consumirá 330 Kcal/h y la de 90 kilos disparará su gasto hasta las 560 Kcal/h.
Evidente, ¿verdad? Más rápido igual a más gasto, y más peso, tanto si es propio como cargado, también.
Ahora sabemos cuánto.

https://www.facebook.com/kepa.lizarraga

Noticias Relacionadas

¡AY! ¡ME HA PICADO UN BICHO!

¡AY! ¡ME HA PICADO UN BICHO!

Botica - Picaduras
SUBIR EN ZETAS

SUBIR EN ZETAS

KEPA LIZARRAGA, Facebook